La práctica de la generosidad

Cultivando la generosidad

Este espacio es una oportunidad de experimentar un modelo económico basado en dar de forma voluntaria y no porque te pidan algo a cambio.

Hay una tendencia autorreferencial en nuestras acciones. Algo como “¿Si hago esto ¿qué obtengo a cambio?” Esta tendencia tiene una deriva
limitante para el ser humano.

Es importante practicar a la inversa.

Puedes practicar la generosidad ahora, tomando una pausa, conectando con el cuerpo y sintonizando con las sensaciones físicas justo ahora. Dejando
también que la conciencia de la respiración surja por un momento al posar la atención en la alternancia de inspiraciones y exhalaciones naturales.
Y ahora, puedes tomar contacto con este contexto en el que has recibido una experiencia. Cómo sientes lo que recibes, qué valor le das, cómo
quieres cuidar a las personas y cuidar al conjunto.

Cada un@ de nosotr@s es valioso para el conjunto, nos sustenta el conjunto y somos responsables del bienestar del conjunto.

Gracias por practicar la generosidad.

   

Descárgate mi Kit de inicio en Mindfulness