cebras en su habitat natural

Una historia de reducción de estrés basado en mindfulness

Compartir artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Share on whatsapp

Tanto si estás en una situación de “ahora que no tengo estrés me cuentas una historia sobre ello…” o, “justo ahora que estoy muy estresado/a…” la historia que te voy a contar te va a ser de gran ayuda. Conseguirá aliviar cualquier ápice de estrés que estés pasando en estos momentos o sufras a menudo. Para ello déjate llevar por esta historia de reducción de estrés y comprueba las resonancias de la técnica mindfulness en tu vida.

 

Todos vivimos estrés

 

Parte de esta afirmación: “El estrés forma parte de nuestra vida”. 

¿Quién no sufre estrés en algún momento en menor o mayor grado? Sin ir más lejos, una persona muy mayor hace unos días me decía: “Yo ya no tengo estrés”. Me alegré mucho con ella y sí, percibía que había alcanzado ese estatus en el que fluía con los acontecimientos y no experimentaba habitualmente sensaciones de ansiedad. Pero ¿realmente no había estrés en su vida?

 

A medida que fluía la conversación, esta persona nombraba situaciones diarias en las que se agitaba, aunque ella no lo denominaba estrés como tal.

 

Te cuento un ejemplo de las situaciones que agitaban a esta persona:

A las 13:30h era la hora del almuerzo en la residencia de mayores en la que vivía. Un poco antes de esa hora, ella acudía al comedor y al aproximarse a la sala, a medida que iba cruzándose por los pasillos con otras personas, notaba que su paso se aceleraba. Si miraba un poco en su interior, ese aceleramiento lo podía identificar como una señal de competitividad por llegar antes al comedor-no vaya a ser que se acabe la comida.

 

Estrés positivo y negativo

 

Estrés positivo o eustrés

Tod@s vivimos estrés. Incluso las personas más sabias en algún momento sienten que algo de ellas está en peligro, y se activa la reacción al estrés, que no es necesariamente algo negativo. Veamos.

Por un lado, las circunstancias pueden generar estrés. Vivimos retos, afortunadamente, que sacan lo mejor de nosotros, nos permiten superarnos y superar la adversidad.

Aquel estrés, ineludiblemente, forma parte de la vida y es positivo. Lo llamamos, de hecho, estrés positivo o eustrés.

 

Estrés negativo o distrés

 

Por otro lado, la manera de vivir un desafío es una elección de cada persona. Por muy desafiante que sea una situación, se puede gestionar de forma que agrave el estrés, y entrar en una zona que llamamos estrés negativo o distrés. O, por el contrario, puedo cuidarme y desarrollar estrategias para afrontar ese desafío y reducir mi estrés. Sigue leyendo para descubrir estrategias.

 

Pero ¿qué es el estrés?

 

Esta es una capacidad que compartimos con el resto de los animales. Te lo cuento en este vídeo.

Así que, el estrés, en la vida de las personas tiene una parte positiva y la definiríamos como la reacción natural, adaptativa, del organismo ante una situación que vive como amenaza.

 

Ahora bien, ¿qué hacemos para gestionar mejor el estrés y no entrar en esa fase de agotamiento?

 

Estrategias de reducción de estrés

 

Cuidarse

La primera medida para gestionar el estrés es cuidarse. Sí, algo sencillo pero que habitualmente pasamos por alto en la vorágine del estrés. Es la inteligencia de aplicarnos en lo que depende de nosotros, que es tratarnos con cariño y atención especialmente en momentos de sufrimiento como son las situaciones de estrés. 

 

Entendiendo que el factor estresor no lo podemos hacer desaparecer, y cuando aparece salta nuestro sistema de emergencia. El primer tip con el estrés está claro: tratarse bien. Eso sí, la manera de cuidarse depende de cada un@, y ya es un primer gran paso en la reducción del estrés. Dejo a tu reflexión cómo puedes cuidarte cuando sientes estrés.

 

Gestión de emociones

La segunda acción eficaz sería identificar las emociones que surgen cuando aparece el desencadenante del estrés. La gestión emocional es una herramienta clave para gestionar la tormenta de emociones y pensamientos que surgen cuando entramos en estrés.

 

Este segundo paso tiene mayor complejidad que el anterior. Conviene tener una buena guía y el apoyo de personas que acompañen la puesta en marcha de los pasos de consciencia y regulación emocional. No es algo tan fácil como dar una secuencia de pasos. Si eres nuevo/a en esto de la gestión emocional te dejo este enlace a mi kit de iniciación en mindfulness donde podrás poner en práctica 7 técnicas diferentes. Además, te invito a echar un vistazo a todos los cursos grupales en activo de en Presencia en la sección “Cursos Mindfulness”.

 

 

Ahora que has visto que hay dos tipos de estrés es hora de aprender a gestionarlo. Descubre cómo reducir el impacto del estrés en tu vida con el curso MBSR, el programa de reducción de estrés basado en mindfulness. Elige la opción online o presencial que mejor se ajuste.

Te invito a mantenerte conectado/a con todas las novedades de Mindfulness a través de mi Newsletter. Suscríbete ya y no te pierdas ninguna de las actividades de en Presencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pablo Perez Benedicto

Mi nombre es Pablo Pérez Benedicto. Me dedico a acompañar personas y grupos en el cultivo de la Atención plena/Mindfulness. También desarrollo intervenciones en la naturaleza basadas en la práctica de Baños de bosque.

Descárgate mi Kit de inicio en Mindfulness

Descárgate mi Kit de inicio en Mindfulness